El Mindfulness en la Prevención de Riesgos Laborales

Formación y concienciación son seguramente las dos herramientas más utilizadas por los prevencionistas para conseguir mantener la seguridad de sus empleados, son las tradicionales, pero, ¿son las más efectivas hoy en día?

Recalcamos lo de “hoy en día”, y es que hace unas décadas informar a un trabajador de las ventajas que tiene para su integridad utilizar un determinado EPI podía ser efectivo, en primer lugar porque se trataba de algo novedoso, que hacía frente a un problema de seguridad concreto y por otra parte porque ese EPI está diseñado para afrontar una amenaza concreta.

Pero por desgracia la estrategia de la amenaza dura poco, hay muchos ejemplos que dan fe de ello, como puede ser el caso de las imágenes en las cajetillas de tabaco, a las que los fumadores se han acostumbrado, o ciertas señales de tráfico que parecen invisibles para algunos conductores.

Se trata del sesgo optimista, nuestra mente nos engaña, pensamos que no nos va a pasar nada a nosotros –en todo caso el problema lo tendrán otros– y además nos buscamos nuestra propia verdad, la que nos interesa y que va más acorde con nuestros objetivos, esto es el sesgo de confirmación, es cuando un conductor pone por delante el llegar antes a su destino que la fatiga o el cansancio que tenga en ese momento. Al final se “autoconvence” de que es más importante llegar antes que parar a descansar.

Quizá sea el momento de darnos cuenta en todos estos condicionantes de hoy en día y que hacen que debamos utilizar nuevas estrategias, nuevos métodos para trabajar la prevención, el Mindfulness es una técnica milenaria para problemas modernos o actuales.

 

Atención plena

Le proponemos un reto: échele un vistazo a su teléfono y mire cuantas aplicaciones tiene abiertas en estos momentos, cuantas páginas web tiene abiertas en su pantalla de su ordenador, cuantos documentos de Word…

Usted tiene una capacidad de atención limitada y probablemente en estos momentos está desbordada, es posible incluso que mientras ha leído lo que llevamos de artículo haya tenido «tiempo» incluso de revisar el whtasapp . ¿Somos efectivos actuando de esta forma?, la respuesta es clara: NO

Trabajar la atención plena y la atención consciente es el principal objetivo del Mindfulness, en el campo de la productividad podemos afrontar retos tales como la desmotivación de los empleados, la insatisfacción laboral o la falta de rendimiento, creatividad o productividad.

Cuando hablamos de prevención hablamos del riesgo de sufrir un accidente.

Basta echar un vistazo al listado de riesgos en lugares de trabajo: caídas, golpes, contactos, exposiciones o fatiga forman parte del listado de riesgos que los prevencionistas deben evitar a sus trabajadores. ¿Se podrían prevenir si el trabajador hubiese estado plenamente atento a su tarea? La respuesta ahora es:

Analizando los datos de accidentes de trabajo consolidados en 2018, del Ministerio de Trabajo y Economía Social  de los 574 accidentes mortales, 397 de ellos –casi el 70%– se produjeron cuando el trabajador realizaba tareas de producción, limpieza, almacenamiento, mantenimiento o circulación en medios de transporte, tareas que requieren una atención constante.

 

Gestión del estrés

La influencia de la conducción en actividades laborales y específicamente en la conducción es muy importante, el estrés llega a disminuir la atención y aumenta cuando sufrimos fatiga o cansancio llegando a hacernos inoperantes.

Trabajar sometidos al estrés nos hace disponer de menos energía para realizar nuestro trabajo, y si hablamos de prevención seguramente el hecho prevenir un riesgo siguiendo el procedimiento más seguro o utilizando el EPI adecuado no esté entre nuestras prioridades.

El estrés debe ser gestionado correctamente identificando sus fases y los aspectos positivos y negativos de cada una de ellas.

 

Mindfulness, solución innovadora

Desde el Instituto de Movilidad Sostenible, disponemos de amplia experiencia en la aplicación de estos métodos tratando aspectos como el burn out, las distracciones o el manejo de las emociones en situaciones difíciles, llegando a conseguir resultados muy positivos.

Específicamente en el programa para conductores, se realiza un exhaustivo programa de 8 semanas en el que se dan seguimiento a través de tres variables:

  • Velocidad o cantidad de trabajo
  • Calidad de trabajo
  • Relación entre la velocidad y la precisión de la actuación

Los resultados obtenidos en grupos de trabajo son muy positivos, llegando a mejorar la atención hasta un 60% y disminuyendo los errores de forma considerable en las tareas del trabajador.

Imágenes: Pixabay

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *